DESPOTRICANDO: HOY MENOS.

1. He empezado a leer dos libros. Uno sobre Auschwitz y el otro… “50 sombras de Grey”. Me ha dado por tragarme 50 Sombras porque me parece mal destrozarlo son haberlo sufrido antes. Las 50 primeras páginas confirman lo que me temía: literariamente malo, con personajes protagonistas estereotipados al límite. Ella: niñata fantasiosa salida de la serie Sensación de Vivir con emociones estúpidas propias de adolescente de revista Superpop. Él: pijazo de manual de cabo a rabo con una única “virtud”: estar forrado. Por ahora el resultado es claro: Chica tonta moja la bragas por chico con pasta gansa. Le pone el dinero, fijo. Vamos, lo de todos los días. Y eso que todavía no ha llegado la parte del sexo. Espero que al menos sea guarro.
Tenía varios temas sobre los que hablar esta semana. Así que esta vez, excepcionalmente, voy a dividir mi cháchara habitual en secciones. Ésta ha sido la primera. Mañana toca mirar “pa dentro” y hacer balance de todo un año. Aviso de antemano: no voy a celebrar nada. Os dejo que ya ha llegado el Robe. Toca un vinito.
2. Cien hojas del 50 Sombras: confirmado,la protagonista es una mojigata insulsa. Conozco muchas así. Y la autora… ¡Arghhhhh! No vale ni para limpiarse el culo. Recuerdo que me pasó algo parecido con la segunda parte de Drácula, escrita por un sobrino hijoputa o algo así. Arranquñe una hoja para que una tía se hiciese un porro. Eso sí que es sacar provecho.
Pensando en lo de hacer balance. ¿Ha sido todo esto real? A mis vivencias me refiero. Me alimento de emociones, así que sí.
Me siento un poco frustrado, decepcionado. No con el mundo, que es así y se le ve venir. Sino conmigo. Debo ser más listo. Me dije que para estas fechas ya habría ganado la guerra y estaría tranquilo, relajado, respirando apaciblemente. Pero va a ser que no. He ganado muchas batallas. También he perdido otras. Y la guerra continúa. No sé por cuánto tiempo. Ya no me propongo nada. Sólo ir paso a paso. Y lo más importante: no quedarme sin aire. No es que esté precisamente eufórico estos días. Bah, ya se me pasará. Tengo con qué desconectar y despejar mi cabeza. Varios proyectos en los que bucear y crecer y varios libros que leer.
Con eso me quedo.
Por cierto, 50 Sombras NO TIENE NADA DE ORIGINAL.

Leave A Comment