SOBRE EL MIEDO

El otro día estuve escribiendo un relato con el MIEDO como tema central.
Hoy me voy a limitar a reflexionar en alto sobre un hecho concreto:
He visto a gente quedarse quieta por miedo. Miedo a consecuencias negativas, al qué pasará, a represalias. He visto a gente ser pisoteada moralmente (y que poco casi lo es también físicamente) por culpa de ese mismo miedo. Es una putada.
Me estoy refiriendo al trabajo. Hoy en día, con todo lo que está pasando, hay personas que aguantan carros y carretas con tal de conservar su puesto de trabajo, aunque ello conlleve un trato demasiado parecido a la explotación y hasta a la esclavitud. No les culpo. Al contrario, les entiendo. Hay bocas que alimentar, hipotecas que pagar, compromisos que no pueden eludir… Y aquí es donde entra el jefe cabrón, que sabe todo eso y juega con las inquietudes de estas personas.
O haces lo que yo te diga o te vas a la puta calle, créetelo, amigo. Despedirte me sale muy baratito.
Y claro, pasas por el aro. No te queda otra. ¿O sí? ¿Rebelarte? Sí, claro, a ver quién coño es el guapo. La mínima protesta es sinónimo de despido fulminante. Y tienes miedo de que te despidan. ¿Dónde irías entonces? Eso el jefe lo sabe y juega con ello, lo explota, al miedo y a ti.
Y aguantas el tirón pensando que así salvarás el culo.
Pero no es así. Estoy harto de ver cómo esa postura no acaba valiendo para nada. Al final te despiden igual y todos tus esfuerzos y sacrificios no han servido. Ni te los recompensan, por supuesto. La empresa está muy mal, te dicen. Puede que así sea, pero tú, cabrón, para sobrevivir, has aplastado a los que con su trabajo te han permitido ganar hasta ahora.
Veo cómo se juega psicológicamente con los empleados. Explotan, joden a tu compi hasta la extenuación y luego le echan. Tú lo ves todo, el compañero te pide ayuda pero tú callas y sigues currando con la cabeza agachada, no sea que el próximo vayas a ser tú. Piensas que así es mejor, que hay que pensar en uno mismo, que no puedes sacrificarte o jugártela por el de al lado. Piensas que… y al final llega tu turno, te hacen lo mismo, pides ayuda pero nadie hace nada. Los demás callan, agachan la cabeza y siguen currando.
Ya es demasiado tarde.
El jefe ha jugado bien su partida: divide y vencerás.
Quizás, si desde un principio todos os hubieseis apoyado… si os hubieseis plantado… si hubieses protestado en la puerta de la empresa para que todo el mundo vea, para que todo el mundo sepa, quizás los periódicos…
Es más difícil joder a la peña cuando la sociedad te está mirando.
He dicho difícil, no imposible.
Pero ya que estamos jodidos o nos van a joder… al menos se podría calentar un poquito este infierno, ¿no?
¿Fácil? Y una mierda. Si piensas que me voy a poner de rodillas mientras me pegas un tiro en la nuca, vas de culo. Yo salgo corriendo, a ver qué tal andas de puntería.
Pero bueno, todo esto es un quizás.
Mierda de miedo.
Quizás… si no tuviésemos miedo al futuro…

Comment (1)
israEARL
18 septiembre, 2012

La unión… todo el mundo sabe cómo acaba esta máxima, pero parece no recordarlo nadie. El mirar para otro lado, el pensar “a mí no me ocurrirá lo mismo” y actitudes parecidas joden nuestras vidas y las del entorno.
Creo profundamente que la cobardía anda detrás de muchos de los problemas de esta sociedad, pero -como todos sabemos- sólo nos juntamos para tomar unas cañas, ¿no?, que ponerse a pensar en los malos rollos… y ASÍ nos va.

Abrazos.

Responder

Leave A Comment